martes, 26 de enero de 2016

31 de diciembre de 1933


Gardel debuta en Nueva York en un concierto radial de la NBC. A partir de las 22.30 hs. se presenta ante el micrófono acompañado por la orquesta de Hugo Mariani, integrada por 19 músicos.
5 de marzo de 1934



Gardel canta desde Nueva York en una emisión de la NBC. Lo sorprendente de esta transmisión es que los guitarristas están en Buenos Aires en los estudios de LS5 Radio Rivadavia y a través de onda corta le llega a Gardel el acompañamiento, comienza a cantar e inmediatamente, canto y acompañamiento, se retransmite y es posible escucharlos a través de LR4 Radio Splendid. Fue la primera vez que se hizo algo así y era un adelanto tecnológico increíble para aquellos años.


5 de marzo de 1934. Barbieri, 
Vivas y Riverol acompañando a Gardel
 desde Buenos Aires. Foto: AGN

20 de marzo de 1934



Gardel firma contrato con la Paramount para filmar 2 películas con opción a otras 4 más.

domingo, 24 de enero de 2016

Mayo de 1934


Gardel filma “Cuesta abajo”, junto a Mona Maris, Vicente Padula y Manuel Peluffo, dirigida por Louis Gasnier. Gardel canta el vals “Amores de estudiante”, la cifra “Criollita decí que sí” y los tangos “Cuesta abajo”, “Por tu boca roja” y “Mi Buenos Aires querido”.






17 de junio de 1934. Artículo del diario La Nación


sábado, 23 de enero de 2016

28 de junio de 1934


Gardel filma “El tango en Broadway”, con Trini Ramos, Blanca Vischer, Vicente Padula y Jaime Devesa, dirigida por Louis Gasnier. Gardel canta el foxtrot “Rubias de New York”, la zamba “Caminito soleado” y los tangos “Golondrinas” y “Soledad”.







10 de agosto de 1934


Cine-teatro Campoamor. Quinta Avenida y 116, Nueva York (EE.UU.). La foto es de 2012 y en el lugar funciona actualmente una iglesia. El 10 de agosto de 1934 se inauguró esta sala con el estreno en EE.UU. de la película de Gardel "Cuesta abajo" con la presencia del cantor. La función se había fijado para las 20.30 hs. Dos horas antes era absolutamente imposible acercarse al Campoamor, invadido por una multitud. A la hora de la función había mil quinientos asientos ocupados, mil personas paradas en los pasillos laterales y en el vestíbulo, y diez mil más se agolpaban a las puertas del edificio pugnando por entrar. La empresa hizo colocar altoparlantes en la calle para que se pudiesen escuchar las canciones y los diálogos de la película, y cuando llegó el artista los saludos, gritos y los "Viva Gardel" se volvieron ensordecedores. (Fuente: "Gardel, La Biografía", de Julián y Osvaldo Barsky).